Consumir en los comercios del barrio es una buena fórmula para contribuir a la recuperación local. El dinero que invertimos en las tiendas de nuestro barrio sigue circulando por el mismo contribuyendo a la prosperidad económica de nuestro entorno más próximo. Activemos el consumo del barrio comprando en las tiendas locales.

Alegrémonos por el bien del vecino porque su bien es nuestro bien.
 

NEGOCIOS AÑADIDOS RECIENTEMENTE